A la conversación con… Nuño García Castaño

Nuño García Castaño es licenciado en Biología por la Universidad de Salamanca, especialista en Jardín por la Universidad de Almería y Maestro en Jardinería y Paisajismo por la Universidad Politécnica de Madrid. Tiene más de 20 años de experiencia, dedicados al diseño y mantenimiento de jardines públicos y privados y está al frente de Gea Paisajismo y Viveros Madrona.

Fue a través del proyecto “La Cascada  verde” en los patios interiores de las oficinas de Microsoft en Madrid  en donde tuvo su más notable contacto con el sistema vertical Minigarden. El desafío de este proyecto era crear un lugar de inspiración, en un espacio de trabajo de excelencia, donde una puerta conecta la tecnología a la naturaleza.

¿Hable un poco de la experiencia que tuvo con el sistema vertical Minigarden en este proyecto?

La experiencia fue tremendamente satisfactoria, comenzando por el asesoramiento antes y durante la instalación así como en los trabajos posteriores de mantenimiento. En las reuniones previas a la instalación Mario Esteves, como representante de la marca, nos explicó concienzudamente  todas las características y detalles de la instalación y nos asesoró durante la ejecución de la misma ya que era nuestro primer contacto con este sistema. La instalación fue rápida y limpia ya que el sistema no tiene fisuras, está muy pensado para obtener un magnífico resultado.

Como Biólogo y como instalador de jardines, ¿qué le parece el sistema vertical Minigarden?

Al ser contenedores de sustrato reproduce mucho más fielmente las relaciones de las plantas con el suelo en la naturaleza y es mucho más estable que los sistema textiles, por ejemplo. Dentro del sustrato no solo se desarrollan las plantas que hemos plantado, sino que también toda una flora y fauna típica de los suelos que influyen de manera positiva en la vegetación. En cuanto al consumo de agua es óptimo, ya que el sustrato retiene parte del agua y el diseño de los módulos reduce la evaporación de la misma desde el sustrato pero permitiendo la aireación del mismo.

¿Por qué Minigarden en el momento de la instalación?

Por su sencillez, robustez, flexibilidad y capacidad de autoportación…

¿Cuáles son los consejos que daría para quien quiere trabajar con el sistema vertical Minigarden?

Que exprima al máximo sus capacidades, por ejemplo, para paredes soleadas es un sistema excepcional ya que en sustrato no se seca tan rápidamente como en  otros sistemas y no necesita tantos riegos.

Otro consejo es que no le de miedo hacer paredes altas con ello, ya que  se comporta genial por su capacidad autoportante.

¿Cómo ha asistido a la evolución de los jardines verticales?

Desde que Patrick Blanc puso de moda los jardines verticales, la tecnología ha evolucionado mucho y se han abierto muchas líneas en que lo que se refiere a cómo construirlos, desde los textiles primigenios utilizando mantas de riego que han evolucionado mucho,  a textiles con mallas estructurales y módulos con bolsillos, estructuras de malla metálica con sphagnum, módulos de diversos tamaños con lanas de roca, módulos de plástico, metálicos, de diversos tamaños y diseños… Sin hablar de las mejoras de los sustratos. Ahora mismo hay una gama grandísima de formatos y posibilidades, algunas muy efectivas y eficientes, otras que solo se pueden aplicar en circunstancias concretas y otras que se han demostrado nefastas. Habrá que esperar aún unos años más hasta poder ver como envejecen ciertas tecnologías, ya que la jardinería vertical aún tiene mucho campo por delante.

¿La ciudad continua teniendo falta de espacios verdes?

En las zonas urbanas la posibilidad de disponer de nuevas superficies horizontales para ajardinar es muy pequeña, sin embargo hay una gran cantidad de espacios verticales  ajardinables. Cada vez somos más conscientes de la necesidad de la presencia de más plantas en las ciudades que fijen CO2 y recojan partículas en suspensión y que nos ayuden a paliar el efecto “ isla de calor”. Las planas retiran de la atmosfera el CO2 y otras sustancias nocivas  y sueltan O2, también refrescan y humedecen el ambiente y en muchas cuidades,  la única opción de meter más plantas, es la jardinería vertical o ajardinar azoteas.

Jardines Verticales en una oficina de la “Accenture” en Madrid
En su opinión, la “verticalización” de los jardines es una solución que vino para quedarse? Esta solución está captando cada vez más el interés de todos. ¿Crees que esta solución es ideal para jardines de interior?

Desde luego que la jardinería vertical ha venido para quedarse. Está demostrando su grandes beneficios, sobre todo cuando no se dispone de una superficie horizontal para ajardinar. Es una herramienta más para la jardinería y la arquitectura con un resultado espectacular.

La misma filosofía que a las ciudades es aplicable a los jardines de interior, los jardines verticales mejoran el ambiente, sin olvidar los beneficios psicológicos y estéticos  que supone poder estar sentado en tu casa u oficina enfrente de “bosque interior”

¿Cuál es el criterio y cuidado que tiene en el proceso de elección de las plantas? ¿Tiene en cuenta la frecuencia de mantenimiento en un jardín vertical con el sistema Minigarden?

La elección de especies es de las decisiones más importantes en la jardinería vertical y es muy frecuente que sea la diferencia entre el éxito y el fracaso de un jardín vertical. Depende del clima, de la orientación, del sistema que se use, del mantenimiento que se vaya a poder o querer realizar. Para elegir las especies hay que tener en cuenta además el crecimiento que van a tener, e imaginarse como va a estar ese jardín de aquí a tres, cinco, y  diez años y por supuesto la estética.

Los períodos en que las temperaturas suben o bajan bastante exigen cuidados de protección redoblados. ¿Cree que el sistema Minigarden está preparado para estos períodos?

Minigaden tiene una gran ventaja frente e a otros sistemas y es lo estable que es frente a la temperaturas. El hecho de alojar sustrato tras una pared de plástico tiene varias ventajas. La propia pared del módulo aísla el interior y los 17 cm de sustrato protegen las raíces frente al hielo o las temperaturas extremas.

¿Considera el sistema Minigarden adecuado para espacios públicos?

Desde luego, los módulos resisten muy bien la intemperie y el vandalismo, además el sistema de riego va oculto dentro de los módulos, por lo que está bien protegido.

¿Basándose en su experiencia en el mantenimiento de jardines verticales hechos con el sistema Minigarden vertical, tanto en espacios exteriores, como en espacios interiores, cuáles son los factores que considera esenciales para un proyecto duradero?

Es muy importante de cara al mantenimiento tener una serie de consideraciones durante el montaje y que los encargados del mantenimiento deben conocer. Es esencial, lo primero conocer la tecnología, familiarizarse  con el módulo y saber como se va fijar, tener claro el diseño de la distribución de plantas,  acometidas de agua y desague, sectorización del riego,  orientación de la pared, si tiene suficiente luz o hay que aportar iluminación extra, selección de especies que se vayan a adaptar bien a tus condiciones. En cuanto al mantenimiento propiamente dicho hay que tener en cuenta un calendario de podas y abonos, ajustar el riego según las estaciones y necesidades de cada jardín, vigilar el pH y la conductividad del sustrato.